SOLIDARIDAD CORDILLERANA POR SOBRE LAS FRONTERAS

Por Pedro Cardyn

En tiempos de crisis, todo lo viejo comienza a morir

En tiempos de crisis, todo lo nuevo comienza a asomar

Lo viejo muere estruendosamente,

Lo nuevo nace discretamente

Tercera semana de mayo. Tiempos de crisis global, los gobiernos del G7 se juntan en Hiroshima, jugando con la memoria del horror. “Autoridades” de dos regiones sureñas (Los Ríos y San Martín) se reúnen en San Martín de los Andes, (SMA), para ver como articular más turismo extractivista devastador. Pero en ese mismo lugar del sur, se juntan dos pueblos a recordar y perpetuar experiencias transformadoras, como el Barrio Intercultural de SMA, la Huella, el Complejo Forestal y Maderero Panguipulli, a recordar al finado Roberto Arias, uno de tantos protagonistas de dichas historias.

Roberto Arias fue un luchador social y locutor de la Radio comunitaria FM Pocahullo, de San Martín. Entre sus obras queremos recordar el permanente apoyo a los chilenos, perseguidos por la dictadura, el apoyo a la organización de los “Sin Techo”, el apoyo y la coordinación con la lucha del pueblo mapuche de ambos lados de la cordillera, la lucha internacional de los trabajadores y todos  los pueblos.

El Barrio, una realización colectiva, otra forma de habitar

Hoy, el Barrio Intercultural de San Martín de Los Andes (SMA), cuenta con unas 100 viviendas sociales de calidad ejemplar, autoconstruídas, autodiseñadas, donde viven familias mapuches y no mapuches. Éstas, varias de las cuales provienen de Chile y del Complejo Maderero, se fueron organizando y capacitando en un largo y paciente trabajo, que duró 8 años y culminó con la construcción del “Barrio”. Un momento clave fue cuando, unidos, mapuches y pobladores “Sin Techo”, lograron recuperar cuatrocientas hectáreas al Ejército, quedando setenta para el Barrio.

Conversatorio y mateada


Estos días de mayo, viajamos un pequeño grupo desde el lado chileno a compartir con nuestrxs hermanxs de lucha del “otro lao”. El sábado 20, nos reunimos unas sesenta personas en el Centro Cultural COTESMA a tomar un mate y un recuerdo. No quedó nadie sin hablar. Algunos comenzaron esbozando “la falta que nos hace Roberto”. Para terminar en una impresionante atmósfera en la que todos comprendimos que Roberto somos nosotros, somos el juntarnos, somos creernos el cuento. El mundo agonizante se reúne para amenazarnos con nuevos Hiroshimas.

Nosotros nos reunimos para sembrar más lazos y alegría de luchar. Entre tantas vivencias, se habló de la lucha mapuche, la lucha binacional que derrotó los siete megaproyectos hidroeléctricos de la cuenca Lácar-Valdivia, la lucha por la vivienda, el Parlamento Mapuche de Coz Coz, la actual lucha de las familias desplazadas del Complejo Maderero, que en estos momentos están en campaña por levantar un Memorial del Desplazamiento Forzado en la Comuna de Panguipulli, la implementación de la Reserva Mundial de la Biósfera (“Binacional, intercultural y desmilitarizada”, como lo señalaba Roberto)

Roberto Arias y los colectivos de lucha

Así lo describe un amigo:

“Verdadero héroe de la Patagonia, un personaje mítico que luchó toda su vida por el pueblo pobre y los pueblos originarios. Fundador de organizaciones, radios, barrios, hasta de un jardín botánico. Defensor de la naturaleza, los indígenas, los derechos humanos y sociales. Cristiano rebelde, un poco mapuche, un poco criollo. Políticamente inclasificable. Un poco anarquista, un toque peronista, una pincelada comunista, pero siempre roquero y revolucionario”. Juan Grabois, INFOBAE, 26-05-2019

 

Nuestro amigo, peñi y compañero falleció el 22 de mayo 2019. Está sepultado en la comunidad Cayún, a los pies de la impresionante Piedra de Trompul, orillas de carretera, a unos veinte minutos antes del Barrio y de la ciudad.

You may also like...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *